silicio

¿Qué es el Silicio orgánico? ¿Para qué sirve?

Es muy común hablar de silicio en los componentes de los ordenadores, incluso este mineral, presente en el 25% de la corteza terrestre. En cambio su función como oligoelemento esencial para el ser humano es más bien poco o nada conocida.

El silicio orgánico es un oligoelemento que ejerce efectos de forma holística en el organismo, su carencia en las dietas actuales provoca un déficit que puede resultar un factor desencadenante de múltiples enfermedades. El interés de este oligoelemento viene marcado por la función que ejerce en el desarrollo del tejido conjuntivo o conectivo. La formación de la piel, el cabello y las uñas de las personas dependen, en gran medida, de la cantidad de silicio absorbido. Además, la cantidad de Silicio orgánico en el cuerpo humano disminuye de forma irreversible con la edad, sobre todo a partir de los cuarenta años. Uno de los primeros signos de falta de Silicio Orgánico se detecta con los problemas articulares.

Ciertamente, el potencial del ácido silícico ha sido subestimado durante mucho tiempo. Probablemente, porque aparece en el cuerpo humano en cantidades muy pequeñas. Nuestro organismo contiene únicamente 1,4 gramos de este oligoelemento. La científica americana, doctora y profesora en nutrición, Edith Muriel Carlisle descubrió ya en 1972 que el Silicio era esencial para el cuerpo humano, es decir, necesario para la vida. Estudios más recientes determinan que el silicio orgánico, elemento fisiológico de la sangre y el tejido, es fundamental en la asimilación del calcio, el fósforo, el magnesio y en la síntesis de la vitamina D. La dieta moderna y el agua potabilizada muy pobres en Silicio.

Diferentes estudios constatan que en la dieta actual de la población disminuyen los aportes básicos de Silicio de forma progresiva, por diferentes causas, entre las que destacan la proliferación de alimentos refinados, el bajo consumo de frutas y verduras, así su repercusión en suelos empobrecidos por la agricultura y la ganadería intensiva.

El agua es otra fuente tradicional del Silicio, pero el uso de sales de aluminio en las plantas potabilizadoras de las grandes ciudades, elimina el silicio normalmente presente entre los minerales beneficiosos.

Las plantas absorben los compuestos de silicio y los transforman en fitolitas, una forma no cristalina que puede ser asimilada por los seres vivos, también conocida como Silicio Orgánico. De esta forma, el Silicio está disponible en muchas partes de la naturaleza que nos rodea, sobre todo en las plantas de hoja verde como en la ortiga, la cola de caballo o el bambú.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *